Aprobaciones a Pie de Máquina: el Último Eslabón de la Cadena Gráfica.

aprobacion a pie de maquina

Una aprobación a pie de máquina, también conocido como Press Check o Press Approval, es un evento estresante pues es la culminación de un largo proceso, sobre todo si se trata de la primera corrida de un nuevo lanzamiento o de un rediseño importante de toda la línea de producto. Puede ser además que no se conozca toda la historia del desarrollo del arte, o se trate de un nuevo proveedor de impresión, de quienes no tenemos antecedentes.

En general un Press Approval es designado precisamente en situaciones críticas, pero puede haber una preparación para reducir la tensión y aumentar la posibilidad de un resultado exitoso que corone los esfuerzos de todos los involucrados en el desarrollo y producción del nuevo empaque.

De entrada, hay varias cosas que podemos hacer e información por recolectar antes del viaje para estar preparados:

  1. Prueba de Color aprobada, ajustada al perfil de color (Color Profile) del impresor, preferentemente sin indicaciones de cambios extra.

  2. Guías de Branding e indicaciones de los Brand Managers sobre Jerarquías en el arte, así como Archivos PDF de los artes a aprobar, documentación de cambios y aprobaciones finales.

  3. Estándares Colorimétricos del proceso de impresión y especificaciones del proveedor. Asimismo, si las hay y son pertinentes, Muestras de corridas anteriores y Estándares físicos.

  4. Espectrofotómetro con las características y configuración acordadas, y las librerías de color relevantes cargadas.

  5. Información de contacto de responsables de impresión y toda la planta, así como de quienes pueden tomar decisiones de aprobación o cancelación de producción en caso de duda o problema.

Una vez que estamos en planta y nos hacen llegar muestras impresas, es importante revisar el aspecto general del empaque, que debe ser limpio y legible, en condiciones de observación siguiendo los estándares internacionales de iluminación. Un buen impresor debe haber revisado el contenido del arte, incluyendo textos y código de barras, pero no está de más hacer una revisión de todo eso. Algunos impresores cuentan con revisión y lectura automatizada, y es bueno contar con los comprobantes de que ello ocurrió.

Ya que quede establecido que no hay nada que a simple vista resalte como un problema y que el impresor realizó su control de calidad, podemos verificar que la impresión coincida con la prueba de color autorizada y los valores colorimétricos de la marca, así como la repetición de las condiciones de prensa acordadas.

Una buena referencia para realizar lo anterior de modo sistemático, es seguir los lineamientos de la normas ISO 12647 e ISO 13655, que describen el control de proceso y la medición de valores espectrales en proofing y con diferentes procesos de impresión. Idealmente, todo esto está considerado en el Plan de Calidad Impresa y el sistema de gestión de color (Color Management) usado por la marca y sus proveedores de impresión.

Una aprobación profesional debe hacer uso de equipo moderno, espectrofotómetro y software calibrado a las especificaciones acordadas, operando dentro de tolerancias conocidas, con el objetivo de lograr un desenlace repetible y consistente, en lugar de una apreciación subjetiva y variable.

Además de clarificar las jerarquías de importancia de los elementos del diseño, se recomienda tener lista una clasificación de defectos como “Crítico” y  “Menor” que correspondan a descripciones de desviaciones posibles basadas en las posibilidades de impresión, para agilizar el rechazo o una posible verificación y recomendación con el contacto designado del Cliente para obtener una resolución; si el contacto superior así lo decide, se podrán hacer concesiones en la calidad de impresión.

Al término de la corrida, se firmarán el número acordado de nuevos estándares de color impresos para la corrida específica, que se utilizarán como referencia futura, para retención y distribución a las partes interesadas.

Es indispensable que el impresor entregue un reporte resumiendo el evento y condiciones de prensa, así como armar paquetes con muestras según se requiera la Marca para el sistema de administración del color y evaluación de proveedores.

Estos datos pueden además verificarse contra los resultados reportados por las caracterizaciones de prensa (Fingerprint) realizadas con anterioridad, para cualificar la consistencia de impresión y valorar la necesidad de ajustes posibles a la configuración de la prueba de color.