Cómo Adquirir Servicios de PrePrensa desde la Perspectiva de una Marca de Consumo

como-adquirir-servicios-de-preprensa-thumb.jpg

La mayoría de las marcas de productos de consumo, imprimen sus empaques con múltiples impresores, y muchas veces obtienen resultados diferentes con cada impresor. Esto afecta negativamente el capital de la marca, al reproducir de manera inadecuada sus activos gráficos (colores, elementos visuales, logotipos, personajes, etc.)

Éste problema se puede solucionar a través de un proceso apropiado y centralizado de PrePrensa. Aun así, para muchas compañías de consumo, sigue siendo un proceso confuso solucionar el problema, ya que generalmente se acusa a los impresores de empaque de ser responsables de las desviaciones gráficas en sus empaques.

Para ilustrar lo anterior, haré una analogía entre lo confuso que puede ser comprar una televisión doméstica y comprar impresión de empaque de manera corporativa.

Cuando uno compra una televisión como consumidor, generalmente acudimos a una tienda donde comparamos en el piso de venta todos los tipos de televisiones y sus resoluciones gráficas. Para facilitar ésta conducta de compra que rige el comportamiento de la mayoría de los consumidores, las tiendas suelen utilizar la misma imagen en todas las televisiones de la tienda, y así los clientes pueden comparar de manera más objetiva las diferentes calidades. Las diferencias que encuentran los clientes regularmente son:

  • Gama de color

  • Intensidad de color

  • Contraste

  • Fidelidad

  • Distorsión

Cada televisión compite en ese momento por crear la mejor impresión posible en el consumidor. Al margen de otros factores que inciden en la decisión de compra (precio, tamaño, compatibilidad, conexiones, etc.), una televisión que exhiba un pobre desempeño visual, tendrá escasas posibilidades de venderse.

Algo extremadamente común es que algunas televisiones podrían estar sintonizadas de manera óptima al tipo de programa, serie o película que van a proyectar y otras desgraciadamente no, lo que le daría a las primeras una ventaja en la percepción que no necesariamente representaría una superioridad tecnológica. Podríamos estar presenciando un mercado asimétrico, es decir, en desigualdad de condiciones.

En el empaque, la historia es similar. Una marca podría imprimir empaque con un impresor que cuenta con tecnología inmejorable, software de impresión de última generación, materiales y tintas certificados, pero si los artes finales no han pasado por un proceso de optimización idóneo, el resultado podría ser sustancialmente inferior al potencial real.

Los empaques que tu marca imprime en diferentes sustratos,  y con diferentes impresores podrían tener un potencial visual oculto, capaz de crear esa diferencia que estás buscando en el anaquel para atraer nuevos consumidores.